Blog Turismo Serón

Blog Turismo Serón

Espacio natural, sabor propio

TORRES VIGÍAS EN EL SERÓN DE LOS SIGLOS XVI-XVII

7 abril, 2017 | Comment

La atalaya de la Alconayza y la torrecilla de la “vega”

El valle del Almanzora es un enclave natural de comunicaciones entre Murcia y  Granada usado por sucesivas civilizaciones. Durante la época nazarí los musulmanes tenían este territorio junto con sus fortalezas comunicadas mediante un sistema de atalayas o torres vigías. Estas torres que en las crónicas árabes aparecen como torres de señales, eran las encargadas de controlar el acceso por los caminos, ramblas y río, avisando de posibles incursiones castellanas mediante el humo de sus fogatas. La base de estas ahumadas se realizaba con arbustos silvestres como el tomillo, el esparto y la retama.

Testigo del paso de los siglos tenemos la torre del Ramil, en el Pilancón. Es una torre circular de cinco metros de diámetro y una altura aproximada de nueve. El acceso se realizaba mediante una abertura, orientada al sol naciente, situada a unos seis metros. Sus pobladores o torreros accedían mediante escalera de madera o cuerda, para retirarla después. La torre es maciza hasta su mitad.

 

Torre Ramil

Torre del Ramil, en el Pilancón

A lo largo del valle destacaban diversas atalayas que jalonaban los cerros a un lado y otro del rio Almanzora. Las torres hicieron durante siglos la función que hoy ejerce la telefonía móvil y, de hecho, algunos de esos cerros poseen ahora antenas de telecomunicación.

En las proximidades de cada fortaleza se situaba la atalaya principal que defendía el pueblo. La atalaya nazarí de Serón es recogida en el texto de Mármol y Carvajal  cuando relata la llegada a Serón, en 1570, de las tropas de D. Juan de Austria para sofocar la rebelión morisca en el Almanzora.

El escuadrón de Luís Quijada, que marchaba poco a poco buscando lugar para poder acometer a los moros, al llegar al paraje de una atalaya antigua, que estaba frontera de la villa en un cerro antes de llegar al camino que sube del río, repartió la gente en

 

dos partes: la una dio a Tello González de Aguilar para que subiese derecho a la torre, y con la otra subió él por cerca del camino que va a Serón.”

 

La atalaya de la Alconayza

 

La atalaya antigua que se describe en el texto anterior estaba ubicada en lo alto de la Alconayza. Documentos notariales de principio del siglo XVII hacen mención a esta torre que todavía estaba en pie, llamándola torrecilla de la Alconayza. Así, en un inventario de bienes de 1619 se dice: “Otra suerte de paratas en la Alconayza, junto a la torrecilla, linde de Geronimo de Bico”.

 

En el siglo XVIII todavía se mantenía en pie, aunque seguramente bastante deteriorada. Así se constata en un documento de venta realizado en 1719: “Venta de un huerto con árboles frutales y parras en el pago de la Alconayza que linde por arriba con el camino que sube a la torrecilla”.

 

Otra referencia a la torre corresponde al año 1747: “huerto en el pago de la Alconayza, linde camino que sube por dicho pago a la torrecilla de el.”

 

Torrecilla_Alconaiza

Alto de la Alconayza donde estuvo ubicada la atalaya principal de Serón

Desde este balcón natural, se divisa toda la huerta y parte de la vega de Serón, la sierra de Filabres, la rambla de la Jauca y el Valle del Almanzora. Esta atalaya comunicaba visualmente con la de Tíjola, la del Ramil, la torrecilla de la “vega” y la del cerro de la Torre, en la Jauca. Esta última controlaba el acceso a Serón por la rambla de la Jauca.

La torrecilla de la vega

Aunque desde la Alconayza se divisa la torre del Ramil, existieron otras torres intermedias que controlaban tanto la vega como la entrada a Serón desde la rambla del Ramil, la Manahaca, el Valle y Aldeire. Una de estas torres fue la torrecilla de la vega, ubicada en las proximidades de Los Castaños, subiendo desde Los Cucos a Huélago. Desde el siglo XVII, la torre ya daba nombre al pago de la vega conocido como La Torrecilla. Así lo constata un documento testamentario de 1682: “Es mi voluntad que una suerte que tengo en el pago de la torrecilla de la vega…”.

Otro documento del año 1749 nos da más información sobre la ubicación de esta torre: “Domingo Sánchez Carpio vende tierra de secano a Juan Hinojo Castaño, en el pago de Huélago, linde cortijo de Juan Castaño, la acequia de la torrecilla que dicen de la vega y dos barrancos”.

 

torrecilla vega_Castaños

A la izquierda Los Castaños y a derecha la ubicación de la Torrecilla de la vega

Desde la torrecilla de Los Castaños se divisaba la atalaya de la Alconayza, siendo la encargada de controlar toda la vega, los pagos del Angosto, Plazas, Cocaira y Manahaca.

FLORENTINO CASTAÑO IGLESIAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>