Blog Turismo Serón

Blog Turismo Serón

Espacio natural, sabor propio

Reportajes

All of the posts under the "Reportajes" category.

Estudio descriptivo del Castillo de Serón

ESTUDIO DESCRIPTIVO DEL CASTILLO DE SERÓN

ESTUDIO DESCRIPTIVO DEL CASTILLO DE SERÓN

Rafael Pozo Marín

Arqueólogo

El castillo de Serón es un BIC, inscrito en el Catálogo general de patrimonio histórico andaluz con la categoría de monumento según fecha de disposición de 25 de junio de 1985, publicada en BOE del 29 de junio de 1985. El castillo de Serón es propiedad del Ayuntamiento de Serón por cesión de su anterior propietario D. Enrique Nin de Cardona quien lo adquirió, junto con otras propiedades, a la condesa viuda de Montijo mediante escritura de compraventa firmada en Madrid en 1916.

 

  1. SITUACIÓN GEOGRÁFICA

El castillo de Serón se encuentra enclavado en el centro del actual municipio de Serón a una altitud aproximada de 862 m.s.n.m. sobre los restos de la plataforma rocosa de pie de monte que formó parte del lecho marino del estuario del Almanzora. Los distintos procesos erosivos que colmataron la cuenca durante el Neógeno con sedimentos procedentes de las sierras indican una sedimentación costera formada por los aportes de estas mediante grandes avenidas alternadas con periodos de calma erosiva. En el Cuaternario la acción erosiva de los agentes geológicos externos producen aumentos de gravas y arenas unidos al encajamiento de la red hidrográfica y el modelado del relieve actual.

La altitud y dureza de los materiales sobre los que se asienta el enclave le han otorgado una privilegiada situación estratégica en el control territorial de la explotación de recursos económicos del entorno desde la llegada de los primeros grupos sociales prehistóricos a la cuenca del Almanzora y aunque no tenemos constancia de la aparición de restos arqueológicos que nos indiquen un asentamiento temporal o permanente en el castillo anteriores a la Edad Media, teniendo en cuenta la intensidad del poblamiento en el núcleo urbano desde finales del Medievo, los restos hallados fortuitamente en los alrededores si parecen indicar que el lugar pudo ser utilizado como punto estratégico en la comunicación y control territorial desde el período Calcolítico.

La disposición del sitio no solo es idónea para la comunicación y control de la vía de paso que establece el Almanzora entre el interior andaluz y las costas mediterráneas sino que permite controlar fácilmente los recursos económicos propios del valle y de la sierra, especialmente los mineros, al tiempo que los de carácter defensivo al estar elevado y rodeado por los cauces del Río Bolonor a su izquierda y la Ramblilla de San Marcos a su derecha.

La orografía, la topografía, y los recursos hídricos, básicamente fuentes, arroyos y ríos (Fuente Liar, Ramblilla, Bolonor y Almanzora) condiciona­ron en un primer momento la estructura, consolidación y evolución de la villa. El hábitat se  adaptó a la orografía estratégicamente extendiéndose alrededor de la plataforma superior del castillo hacia el norte, sur y especialmente el este donde la pendiente es más suave y de fácil acceso a las zonas potencialmente agrícolas; el área oeste presenta una ladera más abrupta producida por la erosión del Río Bolonor que ha encajado su curso en los materiales más blandos del piedemonte, sin embargo la margen izquierda del Bolonor suaviza su pendiente a la altura del casco urbano hacia la confluencia con el Almanzora en la Alconaiza. Por el sur el acceso resultaría más fácil desde Filabres, lo que supondría mayor esfuerzo defensivo en la construcción de la villa medieval. El camino de la Sierra, hoy zona de la calle Bacares, debió de ser una entrada importante y bien guarnecida de defensas pero de nuevo aquí el hábitat ha sido muy intenso y el espacio muy remodelado, especialmente en el siglo XVIII, sin embargo, el laberinto actual de calles podría estar muy condicionado por el trazado de la entrada medieval lo que le convierten en una de las zonas más interesantes del conjunto urbano.

 

  1. LOS ORÍGENES DEL CASTILLO DE SERÓN

Como hemos mencionado anteriormente el origen del castillo de Serón nos es completamente desconocido en la actualidad debido sobre todo a la ausencia de una investigación seria sobre el monumento y por otra parte al completo desconocimiento sobre hallazgos de restos arqueológicos procedentes de las remodelaciones que ha sufrido el casco urbano en las últimas décadas a pesar del creciente interés socioeconómico que despierta el patrimonio entre la población. No obstante podemos plantear la hipótesis de una posible utilización de carácter temporal del cerro del castillo, dado su alto potencial como punto estratégico, durante la Prehistoria o en época tardorromana a partir de la crisis urbana y de las ciudades y el progresivo éxodo al campo, con la aparición de explotaciones rurales y de nuevos poblados o vici surgidos en la vega (La Huerta o San Marcos); y finalmente, los nuevos poblados situados en altura con una clara estrategia defensiva (El Castellón, Los Blanquez, etc) [1].

Pero será necesario esperar hasta el siglo XII para encontrar la primera mención escrita sobre Serón como Šarūn, en la ruta de Baza a Almería, en la obra Uns al-muharŷ wa-rawd al-furaŷ (Goce del pensamiento y proceder de la consideración) de Abū ˮAbd Allāh al Idrīsī y como ḥiṣn Šīrūn en la obra de Lisān al-Din Ibn al-Jatib Hatrat al-tayf fī riḩlat al-šitāʼ wa-l-sauf (Aparición de la imagen soñada. Viaje de invierno y de verano) en 1.347. En esta última obra, escrita poéticamente, Ibn al-Jatib, alto funcionario de la corte nazarí, relata un viaje oficial de la corte granadina acompañando a Yūsuf I hacia las fronteras orientales del reino; al llegar a Serón describe: «hasta que nos recibió el bosque de pinos con su olor a ámbar y nos cautivó su belleza; los árboles eran pilares puestos en fila, mojones hechos de tupido follaje, palmeras altas y crecidas, mozas que arremangan sus verdes faldas como si recoger quisieran la cola para vadear el río, como hacen las beduinas, mientras bañan sus pies las aguas dulces, claras y, en lo alto, arrullan las palomas con collares ornadas».

De las citas islámicas se puede deducir la existencia de un núcleo de población anterior, posiblemente disperso (alquerías sin defensas), que se centraría y fortificaría en el último tercio del siglo XIII cuando se fija la frontera oriental del reino nazarí frente al cristiano de Murcia. Posiblemente sería bajo el mandato de Yūsuf I (1332-1354) cuando se fortifica el actual castillo al convertirse en importante punto estratégico en la segunda línea defensiva de la frontera oriental, clave en la defensa entre el Almanzora y la ciudad de Baza, pero sobre todo será su nieto Muḥammad V (1354-58/1361-90) quien reparó las fortalezas ya existentes y construyó otras nuevas.

El caserío islámico se desarrolló alrededor de la fortaleza de forma que el ḥiṣn (castillo), es a su vez centro neurálgico del hábitat y del territorio organizado en torno a él. El castillo se convierte en área de refugio en tiempos de guerra y a su vez el caserío se organiza en conexión con el castillo donde las propias casas se suelen cerrar al exterior formando lienzos relacionados con la defensa. En un momento indeterminado este parece ser el sentido de la evolución del caserío anterior al trazado de la Calle Real.

Quizás, como pasa en otros castillos de la zona cuyo origen estaría en torno al siglo XI-XII, el castillo de Serón podría estar ocu­pado en este período, aunque por el momento no tenemos estudios arqueológicos que permitan afirmar la fundación de dicha villa en el período taifa a pesar de aparecer en los itinerarios de al Idrīsī, sin embargo, el caserío pudo haberse organizado entre los siglos XII y XIII en torno a una primera fortaleza en esta amplia dinámica de fortificación  de las comunidades rurales como protección a los nuevos perímetros irrigados de forma que el ḥișn que menciona Ibn al-Jatib, se convirtió posteriormente en el centro de un territorio organizado en torno a él compuesto por diversos núcleos menores con sus perímetros irrigados y grandes propiedades con predominio del secano (Alcóntar, Aldaire, El Hijate, La Jauca, etc.).

Sin embargo, lo que puede parecer más claro a través de la arqueología, la toponimia, las fuentes y documentos escritos, es la fase nazarí con la reorganización de la frontera a media­dos del siglo XIV con la construcción o refuerzos de las defensas del castillo y demás elementos propios de la villa medieval, mezquita, viviendas, aljibes, almacenes, cementerios (La Ramblilla), espacios irrigados (La Alconaiza, el Gadíl), etc.

Tras la conquista por los Reyes Católicos, el hábitat y la ocupación urbana de la villa continúa en el mismo enclave, adaptando los elementos nazaríes a las nuevas necesidades.

 

  1.  DESCRIPCIÓN DEL CASTILLO

El castillo de Serón se eleva a 862 m.s.n.m. sobre los restos de un conglomerado miocénico que formo parte de los sedimentos marinos de los bordes del estuario del Almanzora, alrededor de unos 12 m. sobre la rasante del caserío que lo rodea y unos 80 m. sobre el Río Bolonor con una fuerte pendiente en la zona oeste, condicionando su distribución en una superficie aproximada de 916 m2 dispuesta en sentido noreste-suroeste.

No hay constancia de evidencias arqueológicas en las proximidades del castillo que per­mitan suponer cuál sería la superficie original o la disposición del recinto, con seguridad este sería mucho mayor que el actual y se extendería por la zona sur descendiendo hacia la Plaza de la Virgen de los  Remedios. La continuidad del hábitat en el mismo lugar, seguramente desde mediados del siglo XIV, momento en que debió erigirse el castillo actual, y las transformaciones a las que ha sido sometido a lo largo de su existencia han desfigurado por completo la morfología original hasta el extremo de que el castillo que hoy conocemos es fruto, en un elevado porcentaje, de la remodelación sufrida a finales de los años 60 durante la presidencia del alcalde Luis Villalba.

Deducimos de la documentación fotográfica de Gustavo Gillman y del Portfolio de los pueblos de España, anteriores ambas  a la remodelación de Villalba, que el caserío estaba completamente adosado en todo su perímetro a la plataforma rocosa del castillo de cuyos restos, incluida las zonas más deleznable de ella, se habrían abastecido los habitantes para la construcción de viviendas, desapareciendo, posiblemente, hasta la cimentación de los muros ya que hasta el subsuelo, aún hoy, se encuentra horadado por bodegas, y donde solo parecen quedar, en relativo buen estado de conservación, los paramentos de la base ataludados del bastión norte que soportaba la torre del la campana y algunos restos de lienzo incluidos en los muros de las zonas este y oeste.

ca

Fig. 1. Plano actual del castillo con los restos antiguos señalados y fotografía aérea de final de los sesenta con los restos visibles anteriores a las restauraciones modernas.

Aunque gran parte del conjunto actual ha sido reinventado a mediados del siglo pasado es posible encontrar restos antiguos de difícil datación entre los nuevos muros, no obstante el pequeño recinto, (imposible saber por el momento si único)[2], serviría solo para albergar la guarnición militar porque el torreón que aparece en las fotografías del siglo XX parece destinado a residencia del gobernador de la plaza, y no para refugio de la población local, considerando sus escasas dimensiones.

Si planteamos la hipótesis de que el castillo podría tener sus orígenes en el siglo XII por la documentación de las fuentes escritas, seguramente la muralla  original estaría levantada a base de encofrado sobre zócalo de mampostería para poder apoyarse sobre la superficie rocosa del cerro, (este podría ser el caso de algún muro de la zona este, al pie del bastión norte), pero la técnica constructiva más antigua, que aún podemos observar, está realizada a base de mampostería ordinaria de tongadas de piedra de mediano tamaño unidas por argamasa de cal y arena y revoco externo de yeso, técnica que  pudo utilizarse a partir del siglo XIV como forro exterior en las zonas conservadas para refuerzo de la obra anterior, ya que el empleo de la artillería a partir de esta fecha puso en peligro los antiguos muros de tapial, pero el conjunto, en líneas generales, responde a una fortaleza caracte­rizada por la mampostería enripiada, modelo edilicio que corresponde a mediados del siglo XIV.

Por el momento, solo podemos apreciar dos fases constructivas medievales en el castillo, una nazarí y otra cristiana sin que se deba descartar una cronología anterior como ocurre en otras fortalezas del Almanzora.

ca

Fig. 2. Zonas con restos medievales anteriores a la primera remodelación moderna.

 

  1. a.      Baluarte Norte

Partiendo de la cara norte, el punto más elevado del castillo, lo ocupaba, hasta finales del siglo XIX, un torreón (posible torre del homenaje) de planta cuadrada cimentado sobre la roca irregular y una base de refuerzo en talud, construida en mampostería de esquistos, necesaria para ampliar y consolidar la plataforma sobre la que se levantaba en su cara norte. Esta torre, teniendo en cuenta la superficie que consta en las escrituras de compraventa (209 metros), estaría dividida en dos plantas, como también parecen corroborar, en las fotografías de Gillman, la presencia de las pequeñas ventanas que se observan en los muros norte, este y oeste.

El torreón presentaba esquinas de ladrillo, que han servido de modelo a la actual torre del reloj, y se cubría con terraza. La cubierta superior parece protegida con antepecho corrido y espadaña en su cara norte que albergaba la campana de señales y el acceso a la plataforma. En el subsuelo emergen los restos de un aljibe excavado en la roca; seguramente se trata del aljibe  para uso de la población sitiada que Luis Mármol Carvajal menciona en el asedio de 1569 cuando habla de los padecimientos de la población cristiana de Serón por el bajo nivel de agua del aljibe de la fortaleza cuyos soldados no habían querido henchir cuando se fueron los moriscos por ocuparse de robar en las casas.

La presencia de esta torre plantea problemas cronológicos tanto por su aspecto como por las técnicas constructivas y aunque parece ser la zona más antigua y completa conservada en la actualidad no podemos darle una fecha nazarí; el castillo debió sufrir constantes remodelaciones a partir de los siglos XV y XVI, el sistema de construcción en talud, el uso generalizado de la mampostería y las esquinas de ladrillo así como la decoración de los paramentos de estucos esgrafiados enmarcando las caras planas de los mampuestos que aún permanece en el tercio superior de las caras norte y oeste, nos plantean dudas cronológicas pues aunque es normal la aparición de paramentos con mampostería encintada en el reinado de Muhammad V formando parte de su programa edilicio, la decoración de esta torre[3] está más próximas a decoraciones realizadas por alarifes mudéjares bajo las ordenes de arquitectos cristianos.

 

ca ca

Fig. 3. Desarrollo aproximado de la decoración del estuco de la cara oeste del baluarte.

  1. b.      Muro Este

Desde este baluarte norte los lienzos de muro se prolongan curvándose hacia el suroeste casi paralelos adosados a ambas caras de la peña para cerrar el recinto en muro recto en la cara meridional; la cara oriental presenta en la actualidad dos torres adosadas de planta rectangular de diferentes dimensiones, ligeramente ataludadas siguiendo la tónica general de todo el conjunto, sin embargo, a pesar de ser la zona donde las antiguas viviendas se elevaban hasta la plataforma rocosa superior, permanecen algunos restos de muros antiguos del recinto medieval que fueron utilizados como cimentación o apoyo de estas y aunque no son visibles las bases de cimentación, es decir, los zócalos que permiten regularizar la superficie rocosa del cerro para apoyar las tapias del encofrado, encontramos restos de rezarpas de mampostería en la base del muro sobre el que se levantan las dos torres y algunas más junto a la base este del bastión principal. En esta zona son visibles los restos de muros de mampostería a base de fajas separadas por lajas o esquistos trabados con argamasa y, a menudo, yeso así como algunos sillares de arenisca en la base del ángulo norte de la torre menor para refuerzo de las esquinas como zonas más débiles en las obras de mampostería. La reconstrucción moderna intentó imitar estos restos visibles en algunas zonas con  cajones de 1 a 1, 20 metros de altura (torre menor), la misma que se aprecia en el tapial con verdugadas de ladrillo de los siglos XV y XVI, es decir obras una y otra cristianas. Para los restos de paramentos antiguos que  continúan en este muro entre las dos torres la altura media oscila alrededor de los 20 y 30 cm.

ca

Fig.4. Restos de los paramentos de mampostería antigua trabada con yeso a base de fajas separadas por lajas de esquisto en la base del muro entre las dos torres de la zona este.

ca

     Fig. 5. Restos de los encofrados medievales en la base de la torre mayor de la zona este.
Muro Oeste

     Continuando en la cara occidental del recinto encontramos el único acceso a la plataforma superior adosado a la roca, posiblemente el original, cuyo muro de contención, también remodelado, continua hacia el sur haciendo un punto de inflexión hacia la zona centro que refuerza su defensa mediante una torre semicircular, a partir de aquí continua el muro nuevo a base de piedra de mármol prolongándose hacia el sur hasta formar un baluarte trapezoidal que enlaza con la cara este; esta zona final carece, por el momento, de interés ya que el muro de cierre se levantó cercando la plataforma rocosa superior mediante la ampliación de esta con rellenos modernos hasta dejar un espacio suficiente entre las rocas emergentes para conectar sin interrupción todo el perímetro vacio que rodea la construcción exenta.

A causa de las lluvias torrenciales de diciembre del pasado año, la torre semicircular perdió parte del cerramiento cilíndrico de la cara suroeste desde la base macizada hasta parte de las almenas, dejando al descubierto los restos interiores de la torre que existían antes de la reconstrucción de finales de los años 60, y cuya ruina es visible en la fotografía aérea del Vuelo general de España de 1956.

Esta interesante torre se levanta sobre un zócalo de nivelación de mampostería ordinaria de cantos rodados trabada con la roca natural hasta una altura de 1,20 m. sobre la rasante actual. Sobre este zócalo semicircular se levanta la base de la torre ataludada con mampostería de hiladas regulares alternada con franjas de lajas de esquisto sobre la que se eleva la torre propiamente dicha de planta circular y alzado cilíndrico, ligeramente cónico hasta una altura total de 8,70 m. sobre rasante.

En la observación previa a la limpieza se percibe, al menos en el paramento interior que ha quedado al descubierto tras caer el forro exterior reconstruido, la posible existencia de dos plantas habitables sobre la base maciza y arranque de la cubierta superior que le serviría de terraza; este interior presenta, con múltiples reparaciones, desarrollo circular en su alzado para lo que se vació parte de la pared de roca y recubrió de muro de mampostería. En la primera planta enterrada (aún no es posible comprobar si esta hueca o es maciza a causa de la acumulación de escombros) se intuyen dos ventanas o saeteras (¿?), ya que aparecen dentro de la fábrica del desarrollo cilíndrico interno, dos arcos abocinados formados por lajas de pizarra y mortero de abundante yeso[4]; a simple vista estas se encuentran a la misma altura de una tercera saetera circular cegada y tallada en un sillar cuadrado y cuya cara externa aparece empotrada en el muro orientado al norte que aún permanece en pie (tampoco podemos saber aún si su posición es original o fruto de remodelaciones antiguas o de los sesenta). Las tres saeteras, orientados hacia el norte, sur y oeste, podrían controlar el acceso a la fortaleza por esta zona o bien reforzar la defensa frente al cerro de la Alconaiza que como hemos comentado anteriormente se encuentra a la misma altura al otro lado del río Bolonor y a una distancia aproximada en línea recta de 350m., pero será necesario esperar a la limpieza total para interpretar su función.

Como referente general cabe decir obra árabe y obra no árabe, castillo árabe y castillo cristiano; castillo árabe y el mismo castillo reformado por los cristianos con introducción de determinadas estructuras. Pero en lo que se refiere a fábricas constructivas es más sensato decir “obra de tradición árabe”, cual es el caso de la participación mudéjar. Porque el cristiano por sí mismo y por su cultura aportaba poca cosa a la cultura de la construcción; estaba sometido a la larga tradición constructiva hispanomusulmana (s. VIII al XII) de ámbito peninsular que conllevaba la homogeneización de la cultura edilicia, porque la horizontalidad de las hiladas de mampuesto es común en la España árabe y la cristiana, al igual que la altura mencionada más arriba de 20 o 30 centímetros por hilada como modo de trabajo más cómodo. Establecer diferencias entre la mampostería árabe y la cristiana dependerá de factores ajenos a la propia construcción, como podría ser el caso de las cerámicas del entorno o de las citas en fuentes árabes o cristianas.

ca

Figs.6 y 7. Torre antes y después del derrumbe, se aprecia la mampostería organizada y separada por líneas de esquistos entre el zócalo y la base de la torre.

ca

Fig. 8. Interior de la torre tras la limpieza inicial donde se ve la cara interna del piso superior y la zona intermedia con los arcos de pizarra de las posibles saeteras.

  1.  REFERENCIAS HISTORIOGRÁFICAS

 

La presión de Castilla sobre el territorio nazarí terminaría en 1492 con la rendición de Granada; algunos años antes, el 7 de diciembre de 1489, se habían firmado, tras la toma de Baza, las capitulaciones de Purchena y valle del Almanzora, unos días después el mismo Fernando el Católico tomó propiedad de la fortaleza de Serón camino de Purchena. Esta rendición pacífica posiblemente permitió la continuidad de las fortalezas musulmanas que no fueron destruidas al no oponer resistencia pero se fueron abandonando lentamente al perder su función militar frente a un enemigo que había dejado de serlo.

En pago a las ayudas recibidas durante la Guerra de Granada los Reyes Católicos conceden el señorío de Serón al caudillo de Baza Mahomat Haçen. Este señorío fue suprimido posteriormente y concedido en 1492 a Diego López Pacheco, marqués de Villena, hasta bien entrado el siglo XVIII cuando pasa, por herencia, a la casa de Montijo y Miranda. Los bienes de esta casa ya habían sido vendidos por la Condesa-viuda de Montijo en 1843 pero las últimas propiedades, entre las que se encontraba el castillo, fueron vendidas en 1916 a Enrique Nin de Cardona, alcalde de Serón, quien cedió las ruinas al ayuntamiento.

El castillo debió abandonarse paulatinamente y entrar en decadencia pues ya en el siglo XVI Luís de Mármol Carvajal dice que de la fortaleza de Serón solo interesaban sus campanas, no obstante jugó un papel importante en la Guerra de los moriscos resistiendo al primer ataque morisco de 1569 sin embargo la fortaleza fue tomada después de quince días de asedio cuando se empezó a minar el castillo por dos sitios distintos. Ginés Pérez de Hita describe como D. Juan de Austria a su llegada a Serón: «Maravillose de ver tal alto y inexpugnable aquel puesto, coligiendo que si su fortaleza se ponía en defensa avía de ser aún más dificultoso de ganar y con mayor coste de sangre que la villa de Galera». El 28 de febrero de 1570 D. Juan toma Serón con grandes pérdidas humanas entre las que había de contar la de su ayo D. Luis Quesada.

A partir de estos momentos el castillo permanece mudo en su deterioro ya que las noticias históricas apenas si lo mencionan; en el Catastro de Ensenada de 1753 encontramos un esquemático plano de la villa coronado por la silueta de un castillo con almenas bajo el que se escribe “castillo arruinado”.

ca

Fig. 9. Catastro de Ensenada  de 1753.

Pascual Madoz en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar de 1845 escribe: “En lo más alto y parte céntrica de la población hay un castillo bastante deteriorado, de construcción árabe, perteneciente a la condesa de Montijo; en él se ve un reloj cuya campana es de regular mérito”.

El 24 de junio de 1863 se sintieron tres temblores de tierra y el 9 de julio otro temblor fuerte acompañado de ruido causó algunas grietas en la casa del ayuntamiento. En el castillo de Serón se desprendió una pared y se produjeron grandes deterioros en los tejados de la iglesia.

Parte de la descripción de Madoz aparece en las escrituras de compraventa del castillo mencionadas anteriormente donde se añade que consta de seis habitaciones y 209 metros de superficie firmadas en Madrid el 13 de abril de 1916  pero para estas fechas ya no existía la torre que vemos en las fotografías de Gustavo Gillman de 1893, 1895 y 1901; sin embargo en las de 1911 de este mismo autor y las del Portfolio de España fechadas hacia 1915 ya no existe el edificio principal y en su lugar se encuentra la torre del reloj que hoy conocemos. Entre 1901 y 1911 debió derrumbarse el torreón levantando una torre de menores dimensiones en el centro de la plataforma superior con cajones de mampostería  y rafas de ladrillo que enmarcan las ventanas geminadas esquinas y almenas en estilo neomudéjar para albergar la nueva campana.

El deterioro del resto de las ruinas del castillo debió acentuarse con el aumento de la población en el siglo XIX ya que todo el perímetro de murallas fue ocupado por viviendas semitroglodíticas regentadas por la etnia gitana que utilizarían los restos de cimentación de murallas y torres para su construcción horadando todo el cerro para la construcción de viviendas de bajo coste. A finales de los años 60 del pasado siglo durante el gobierno del alcalde Luis Villalba se procedió a la restauración de los restos sin criterios históricos con la expropiación de las viviendas adosadas, limpieza de los restos y construcción de los muros del castillo que hoy conocemos levantando torres y muros arbitrariamente sin criterios históricos ni atender a los restos que posiblemente quedarían desmontándolos o cubriendo los emergentes con todo tipo de materiales heterogéneos, piedra recuperada de las viviendas derruidas, ladrillos, cemento, mármol, etc.

El castillo vuelve a ser objeto de una desafortunada restauración, según proyecto de la Junta de Andalucía, ejecutada en 2005 con la sustitución de las almenas de cemento por otras de mampuestos y hierro de alturas desproporcionadas así como la ampliación de la escalera de acceso por otra de cemento de grandes dimensiones que han contribuido al deterioro físico y visual del monumento.

 

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Torremarín (Serón). Casa de Montijo y Miranda. Fincas que constituyen la Admón. de Serón.1.916.

BAZZANA, A., CRESSIER, P. y GUICHARD, P. (1988): “Les châteaux ruraux d´Al-Andalus. Histoire et archéologie des husūn du sud-est de L´Espagne”. Publications de la Casa de Velázquez. Madrid.

BOSCH VILÁ, J y HOENERBACH, W. (1983): “Un viaje oficial de la corte granadina (Año 1347). Ibn al-Jatib. Andalucía islámica II y III. Granada.

ESPINAR MORENO, M. (1994): “Los estudios de Sismicidad Histórica en Andalucía: los terremotos históricos de la provincia de Almería”. El estudio de los terremotos en Almería. Actas. Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos.

FERRE BUENO, E. (1979): ”El valle del Almanzora”. Exma. Dip. Caja Rural Prov., Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Almería.

HURTADO DE MENDOZA, D. (1996): “Guerra de Granada”. Edit. Castalia. Madrid.

LADERO QUESADA, M.A. (2002): Las guerras de Granada en el siglo XV. Barcelona.

LIROLA DELGADO, J. (2005): Almería andalusí y su territorio. Textos geográficos. Almería.

LÓPEZ MEDINA, M.J. (2016): “Tagili y su territorio desde la conquista romana hasta época Altoimperial”, en VI Jornadas de Hª. Local, Arqueología y patrimonio. Tíjola. pp. 171-196.

MADOZ, P.: ”Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar”. Madrid 1845-1850. T.I. Almería.

MEOUAK, M.: “Toponymie, développements et división du territoire dans la province d´Almería à l´époque mediévale: l´apport des textes arabes”. Melanges de la Casa de Velázquez. Madrid.

MUJTAR ALABBADI, H.: “Muhammad V, al-Gani Bi-Allah rey de Granada, 1354-59/62-91”. Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, XI. Granada 1961.

PEREZ DE HITA, G. (1996):”Guerras civiles de Granada”. Colección ARCHIVUM. Universidad de Granada.

POZO MARÍN, R. y RUEDA CRUZ, I.Mª. (2003): “En los orígenes de ḥiṣn Šīrūn. Notas para la Edad Antigua y Media de Serón (I)”. Al-Cantillo, 22.pp.38-41.

RUZ MÁRQUEZ, J. L.: “Almería y sus pueblos a mediados del siglo XVIII”. Almería 1981

SÁNCHEZ RAMOS, V. (1.998): “La campaña de D. Juan de Austria contra los moriscos y la toma de Serón”. Al-Cantillo 8. Pp. 44-51.

SÁNCHEZ RAMOS, V. (1.999): “La rebelión de los moriscos de Serón (1568-1570”. Al-Cantillo, 9. Pp.32-42.

SÁNCHEZ RAMOS, V. (2.000): “El señorío de Serón”. Al-Cantillo, 13. Pp. 44-48

SÁNCHEZ SEDANO, Mª. P.: Arquitectura musulmana en la provincia de Almería. IEA. Almería 1988.

TORRES DELGADO, C.: “La cuenca del río Almanzora y el reino nazarí de Granada”. Roel 1. Albox 1980

TORRES DELGADO, C. (1988): “El ejército y las fortificaciones del reino nazarí de Granada”. Gladius, Vol. Especial. Actas del I Simposio Nacional

“Las Armas en la Historia (siglos X-XIV)”. pp. 197-217

TAPIA GARRIDO, J. A. (1987): “Don Juan de Austria en el Almanzora”. Roel 7/8. Albox.



[1] Sobre el origen de estos yacimientos es necesario referirse a las explotaciones agrícolas de la ciudad romana de Tagili (actual Tíjola), cuyo territorio de explotación económica comprendía, entre los siglos I-IV, el Alto Almanzora. A partir de estas fechas, las asentamientos rurales se convirtieron en pequeños núcleos habitados por las familias de los antiguos propietarios y sus colonos, así como por campesinos libres que explotaban pequeñas parcelas para su autoconsumo en los márgenes del territorio; en muchos de estos asentamientos encontramos el origen de algunos pueblos actuales del Alto Almanzora, casos de Serón, Lúcar, Armuña, Somontín, Purchena, Fines, etc., cuyos topónimos hacen referencia a la oronimia o antroponímia romana.

[2] Atendiendo a la configuración de estos castillos y a la época de construcción debió existir, además de la zona militar, otro recinto en cotas inferiores para refugio de la población del que no tenemos constancia dado la permanencia del hábitat a lo largo de los siglos, hábitat que se ha mantenido en el mismo lugar sin apenas desplazamiento a diferencia de muchas otras villas del Almanzora, Tíjola, Purchena, Olula, Cantoria, etc.

[3] Los restos decorativos que aún se conservan consisten en vitolas que dejan al descubierto las piedras más rehundidas rellenando las superficies con decoración de líneas incisas de coronas circulares y dobles líneas en los ángulos separadas por bandas horizontales de dobles líneas rellena de incisiones oblicuas alternando con cabezas de clavos de bronce.

[4] En la fase actual de estudio de la torre no podemos asegurar con exactitud que se trate de arcos de ventana, podrían tratarse también de arcos ciegos de descarga del peso de la zona superior de la torre ocultos en el muro interior para evitar tensiones debido a la debilidad del aparejo.

VÍA VERDE DEL HIERRO DE SERÓN

cargadero via verde

Las grandes compañías ferroviarias actuaron tardíamente en el sureste de la península. Así pues, entre las provincias de Murcia y Granada existía un gran vacío en lo que a servicios ferroviarios se refiere. En 1864, una comisión de ingenieros de caminos nombrada para elaborar un plan de ferrocarriles había propuesto la realización del citado trayecto. El 21 de junio de 1887, se transfieren las concesiones de la línea Murcia – Granada.

El municipio de Serón contemplaba una distancia de línea de 12,5 Km  que atravesaba todo el término municipal. Fue inaugurada a finales del año 1894. El 10/09/1894 se inauguró el tramo Purchena-Serón y el 11/12/1894 el tramo Serón-Baza.

A pesar de que la minería en el Valle del Almanzora no se había desarrollado en el momento del nacimiento del ferrocarril y, más aún,  ni siquiera se tenía constancia de la riqueza de los yacimientos, parece claro que uno de los mayores intereses residía en la posibilidad de transporte de minerales.

La puesta en marcha de los cotos mineros de Serón y Bacares supuso para el ferrocarril un cambio radical pues en poco tiempo pasó de ser una lánguida línea de carácter marcadamente local a convertirse en un activo ferrocarril esencialmente industrial. Para ello hubo de dotarse de los equipos necesarios con el fin de aumentar en la medida necesaria la capacidad de transporte de línea y convertirla en un ferrocarril especializado en el transporte de mineral de hierro. Las reformas se plasmaron en las ampliaciones sufridas en las estaciones de Serón y Águilas, la construcción de los cargaderos de Los Canos, La Estación y Tesorero. En 1905 las minas de Serón y Bacares alcanzan un gran auge, por lo que fue dos años después, en plena efervescencia minera, cuando el ferrocarril consiguió su máximo protagonismo.

Una vez llegada la Guerra Civil el Gobierno Republicano creó el Comité Nacional de Ferrocarriles que mas tarde pasó a llamarse Red Nacional de Ferrocarriles, antecedente inmediato del acrónimo RENFE. Concluida la guerra la intervención estatal sería decisiva en todos los terrenos.

El tráfico de minerales continuó llevándose a cabo aunque la actividad extractiva fue desapareciendo en parte de los cotos que anteriormente utilizaban el ferrocarril. El último cargadero de minerales que prestó servicio fue el de Los Canos,  que dejó de funcionar en 1.969. Años antes habían parado los cargaderos de la Bda. de la Estación. El 1 de enero de 1985, una vez revisado el coste que generaba el mantenimiento de la línea Guadíx-Almendricos,  comprobandose que era deficitaria y a pesar de las protestas populares, fue cerrada al tráfico.

EN LA ACTUALIDAD

El Ayuntamiento del municipio de Serón firmó el 24 de julio de 2006 en la sede del Ministerio de Fomento un Convenio con Adif (Administrador de Infraestructuras  Ferroviarias) para convertir 12,5 km de antiguo trazado ferroviario en una nueva Vía Verde. El Ayuntamiento procedió al arrendamiento de aproximadamente 12,5 Km. Tendrá una vigencia de veinte años, prorrogables a diez años mas. A través de este acuerdo, Adif arrienda al Ayuntamiento de Serón  el terreno correspondiente a la explanación del ferrocarril actualmente fuera de servicio, que reúne los requisitos para el uso como Vía Verde. La Vía Verde del Hierro en Serón tendrá una extensión superficial aproximada de 329.516 metros cuadrados y una longitud de 12.516 metros, que discurren entre los puntos Kilométricos 97/872 y 110/388 de la antigua línea férrea Lorca-Baza.

El objetivo de este convenio es favorecer la recuperación del patrimonio de titularidad publica para su reutilización con fines ecoturísticos acordes a las demandas de los ciudadanos de Serón. Se quiere favorecer el turismo ecológico y responsable, puesto que su integración en el paisaje supone un mínimo impacto ambiental y además proporciona la posibilidad de acceder a lugares de una belleza excepcional, a personas con movilidad reducida. Esta recuperación supondrá una rotunda modificación en las formas de desplazamiento de los ciudadanos, pues tendrán que suprimir los medios motorizados y optar por otros que respeten más el medio natural. De este modo se conseguirá una utilización más eficiente de los recursos naturales no energéticos, reduciendo el consumo de materias tóxicas. Adif potenciará la creación de itinerarios accesibles y seguros para los desplazamientos no motorizados. Desde el Ayuntamiento de Serón se incide en que la rehabilitación y el uso de este itinerario debe encuadrarse dentro de los principios de desarrollo sostenible y respeto a la cultura y particuliaridades propias del pueblo. Serón se ha unido a decenas de poblaciones que han optado por acogerse al Programa de Vías Verdes. Además, ha contribuido a aumentar el patrimonio de Vías Verdes en España, que cuenta ya con mas de 1.500 km de infraestructuras ferroviarias en desuso, que han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas. El ferrocarril, el medio de transporte mas ecológico, nos proporciona nuevas formulas de transporte no motorizado.

El proyecto consistirá en facilitar las condiciones de tránsito sobre la plataforma ferroviaria y dotarla de elementos de protección e información, estando formado el tramo de tierra batida y asfaltado blando con una anchura de 3,5 metros, con un presupuesto aproximado 800.000 €uros y un plazo de ejecución de 11 meses pudiendo estar concluidas en la próxima primavera de 2008,  y será financiado integramente por el Ministerio de Medio Ambiente.

El cargadero del Tesorero está incluido dentro de la finca de propiedad privada destinada a Golf, cuyo plan parcial contemplará su rehabilitación. En la actualidad el Ayuntamiento de Serón está tramitando la adquisición del Cargadero de Mineral de Los Canos para que la Dirección General de Arquitectura y Vivienda rehabilite dicho edificio y se adapte a servicios comarcales: museos comarcales, centros de documentación, etc.  En la Estación de Serón se ha rehabilitado el antiguo cocherón de locomotoras y de manera inminente se procederá a la rehabilitación de la Estación de Viajeros para uso turístico, así como el edificio almacén-del muelle para uso social. Siendo ya todos los cargaderos de titularidad municipal.

El trazado de la Vía Verde del Hierro  es muy accesible pues dispone de poca pendiente. Será un sendero de mucha belleza porque discurre paralelo al río, entre zonas con mucha vegetación, choperas y lugares muy fértiles donde se practica un tipo de riego por inundación controlada. Como se ha comentado antes, a lo largo de la Vía Verde nos encontramos con tres cargaderos (Tesorero, de la Estación de Serón y Los Canos), de ahí que el camino reciba el nombre de Tramo del Hierro.

Con este tipo de iniciativas se quiere favorecer el turismo ecológico y responsable. Por lo que se insiste en que será un activo turístico de primer orden para Serón, que vendrá a complementar la oferta turística que tenemos, no solo de sierra, sino de valle.

Según manifestación del Área de Fomento del Ayuntamiento de Serón, ha sido arduo y complicado  el trabajo realizado para la consecución de la propiedad de todas y cada una de las infraestructuras del ferrocarril.  Sin embargo, ha sido muy acertada y exitosa la gestión de la financiación necesaria para su rehabilitación. En un futuro próximo, esto comportará uno de los equipamientos turísticos de mayor calidad de la provincia basado en el patrimonio.

admin 26 febrero, 2016 Leave A Comment Permalink

DEL DESIERTO A LAS ESTRELLAS

castillo

Por la Sierra de los filabres – Almería

Cruzando el desierto de Tabernas se descubre el paisaje más insospechado de la provincia almeriense, de altas montañas, pinares y blancos pueblos de estirpe morisca. En la cima, el mayor telescopio de Europa. Y al otro lado de la sierra el verde valle del río Almanzora y las canteras de mármol de Macael, de las que salieron los leones de la Alhambra.

Almería es famosa por sus paisajes desérticos, en los que se han rodado docenas de wésterns. Pero ahí mismo, detrás de los falsos poblados del Oeste, se levanta una muralla de más de dos kilómetros de altura, cubierta en buena parte de pinos, y algunos días, de nieve. No es otro decorado cinematográfico. Ni un espejismo. Es la sierra de los Filabres, un ramal de la cordillera penibética que se adentra 50 kilómetros en la provincia, por el noroeste, separando el desierto de Tabernas del valle del río Almanzora, el cual, comparado con el anterior, es de un verde insultante, casi asturiano.

En solo media hora, atravesando el desierto de Tabernas por la autovía de Granada, se llega desde la capital almeriense hasta Gérgal, al pie de la sierra. Y en otra media, por una carretera de montaña, al observatorio de Calar Alto, que aloja el mayor telescopio de la Europa continental. El lugar fue elegido por su altura, sus cielos despejados y su aire puro, lo cual también es bueno para otear el panorama diurno, que es inmenso y especialmente bello hacia el sur, donde la mirada abarca desde Sierra Nevada hasta el Mediterráneo, pasando por el coampo lunar de Tabernas. Pocos miradores habrá en el mundo que dominen como este mar, desierto y alta montaña. Y encima, las estrellas.

Bajando por la otra ladera, la norte, hacia Serón, se descubre con un escalofrío el antiguo poblado minero de Las Menas. Este enclave, surgido en 1910 junto a los criaderos de hierro más ricos de la sierra, a 1.500 metros de altura, llegó a albergar a 2.500 personas. En Las Menas, había un hospital, casino y hasta plaza de toros. Abandonado en 1968, hoy es un páramo fantasmal, lleno de cráteres, rocas oxidadas y chatarra de un mundo que se antoja infinitamente lejando. De la ruinase libró la ermita de Santa Bárbara, que fue erigida en 1911 en honor de la patrona de los mineros y cuya torre, rematada por una fina aguja octogonal, da un inesperado aire tirolés a estas montañas.

Un millón y medio de jamones serranos e ibérico salen todos los años de los secaderos de Serón, pueblo donde también se curan cantidades ingentes de morcones, chorizos y salchichones y donde huele – como se puede imaginar – que alimenta. entre el olorcillo y el ejercicio de subir al castillo que descuella en lo alto del blanco caserío, al final de calles empinadas como trampolines de saltos de esquí, se llega arriba muerto de hambre, desfallecido. Nada, en cualquier caso, comparado con lo que sfruió Juan de Austria para tomar esta fortaleza durante la rebelión de los moriscos, pues mataron de una pedrada a su padre adoptivo, secretario, consejero y amigo, Luis de Quijada.

No todo son cuestas en Serón. También está la Vía Verde del Almanzora, que aprovecha parte del trazado del tren que transportaba el hierro de estas montañas hasta el puerto murciano de Águilas. Acondicionada para caminantes y ciclistas, ofrece un cómodo recorrido de casi 12 kilómetros desde el cargadero de los Canos hasta la barriada de El Ramil. alto, con vistas al pueblo blanco y de cuestas, a la vega y a las cumbres de más de 2.000 metros que asombran el valle. Aparte del paisaje, que no es ni mucho menos el que se espera de Almería, sorprende el cargadero de los Canos, obra faraónica a donde el mineral llegaba, desde el monte, en baldes suspendidos de un cable de acero de 8.104 metros.

Además de Serón, hay otros pueblos que merecen una visita, como Bayarque, una bonita aldea de aire moruno, entre montes de almendros y olivos, que fue del marqués de Villena, o como Bacares, conocido, por los tres que lo conocen, como la perla escondida de la sierra de los Filabres. La vuelta a Almería, para variar, se puede hacer dando un rodeo por Macael, lugar famoso por sus canteras, de las que salió el mármol de la Alhambra y de la mezquita de Córdoba. A uno y otro lado de la carretera se ven montañas truncadas, a las que les falta la punta o una de las caras, llenas de vertiginosos escalones y cortes cúbicos, como si una lluvia de gigantescas piezas de Tetris hubiese caído sobre ellas.

Revista ¡HOLA! viajes Fin de semana del 5 al 6 de noviembre

TEXTO:  Andrés Campos

EDIFICIOS RELIGIOSOS DEL MUNICIPIO

ERMITA ESTACIÓN

Serón es un municipio que cuenta con un gran Patrimonio Histórico-Monumental, donde ocupan un lugar destacable los Edificios Religiosos.

El extenso término municipal de Serón está compuesto por una gran cantidad de barriadas, algunas de ellas bastante alejadas del casco, repartidas entre zonas de valle y de alta montaña alcanzando un total de veintiséis. Antiguamente, las vías de comunicación entre estas barriadas y el núcleo urbano eran bastante deficientes, obligando a sus habitantes a convertirse en una comunidad autosuficiente. Debido a estas características, se fueron construyendo pequeñas ermitas y capillas en algunas de las barriadas más pobladas, a instancia de la iglesia en algunos casos y con el esfuerzo de los que allí habitaban en la mayoría, para cubrir las necesidades religiosas de los vecinos.

Entre los numerosos edificios del municipio, encontramos destacados ejemplos de arquitectura religiosa de diferentes épocas y funcionalidades. La mayoría de estos edificios se encuentran en buen estado de conservación y continúan celebrándose en su honor las festividades populares. Actualmente, se celebran misas, romerías y procesiones en cada uno de ellos, sea porque se han mantenido o porque se han reinstaurado recientemente. Además de estos festejos, ocasionalmente se ofician bautizos, bodas,… en algunos de ellos.

En este monográfico hemos querido recoger una relación de los edificios religiosos del municipio, en el que figuran, salvo omisión o error involuntario, fotografías de todas las iglesias, ermitas y capillas actualmente existentes junto a datos y referencias de las mismas. Este monográfico podrá servir de referente de la situación actual, y como base para la organización de una visita al municipio, creándose una Ruta de Edificios Religiosos. Pero sobre todo, estas imágenes deben recordarnos que esos edificios están ahí, relativamente próximos  y resulta muy interesante verlos en su emplazamiento, pues las sensaciones son distintas y gratificadoras si nos acercamos a contemplar los edificios en su ambiente.  Los hay modestos, de líneas sencillas, que producen agrado y simpatía; de gran belleza, y admiramos otras por su magnífica obra y su traza arquitectónica.  Pero todas, de alguna manera, nos dicen algo.

Si tenemos la suerte de acceder al interior de una ermita mientras se celebra culto -el día de su festividad, por ejemplo-, podremos comprobar la profunda devoción que inspira a los fieles.

Es necesario destacar el trabajo y la voluntad de vecinos y vecinas quienes, a través de generaciones, han edificado estos espacios de culto popular, desde el más humilde al más relevante, con su esfuerzo, su sacrificio y con su fe.

IGLESIA PARROQUIAL NUESTRA SEÑORA  DE LA ANUNCIACIÓN

Su construcción data del siglo XVII, es un extraordinario edificio en el que confluyen las dos tradiciones arquitectónicas que convivían en aquella época en la zona, la mudéjar, heredera de la tradición islámica, especialmente en su carpintería, y la cristiana presente en los rasgos manieristas en boga en aquellas fechas. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional en 1983.

Su interior es diáfano, con esbeltos pilares que confieren al edificio nobles proporciones, la capilla está abovedada, pero la nave central tiene una magnífica armadura de limabordon con motivos de estrellas de ocho puntas y lazo cuadrado decorando el almizate y las parejas de tirantes, todo perfilado con labor de agramilado. Sus portadas presentan idéntico diseño dentro del sobrio clasicismo del primer barroco; ambas son de cantería y su vano de medio punto se enmarca entre columnas toscanas sobre altos plintos, prolongándose la línea de impostas por detrás de ellas; encima de un entablamento, sobre el que se aprecian huellas de un frontón, se corona con el escudo del obispo Portocarrero. La portada lateral cegada, se halla prácticamente deshecha y se completa con el escudo del marqués de Villena. Ambos personajes están ligados a la construcción de este magnífico templo.

En los siglos VXII y XIX se hicieron varias reparaciones. En una de ellas se le añadió una capilla bautismal en su ángulo inferior izquierdo. Durante la guerra civil, el templo fue objeto de expolio, destruyendo su imaginería, ornamentación y retablos, así como el órgano y el archivo parroquial, aunque por fortuna el edificio no sufrió daños irreparables, salvo la torre. Tras la guerra se repuso su ornamentación, órgano y retablo, así como la torre a la cual se le añadió un cuerpo, proporcionándole una esbeltez y volumetría distinta a la que tenía en origen; otras obras permitieron renovar la solería sin el cuidado necesario por lo que desaparecieron varias lápidas. Sólo se conserva una del siglo XVII en la puerta de acceso de la sacristía al revellín. Por aquellas fechas se decoró el templo con una pintura neobarroca. Después de declararla Monumento Histórico-Artístico se iniciaron nuevas obras de restauración a partir de 1992.

ERMITA NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS

Construcción neoclásica de los siglos XVIII-XIX, de planta rectangular y una sola nave, que fue mandada construir bajo el obispado de Don José María Orberá y Carrión. Los muros son ciegos, estando únicamente perforados por vanos circulares y remontados por una cornisa. Ubicada junto a la Plaza que lleva su nombre, su ornamentación se articula por medio de una sucesión de pilastras de orden jónico unidas por arcos ciegos de medio punto y sustentando entablamentos, sobre los que se vuela la bóveda de cañón con lunetos terminados en óculos. Tras el arco toral se abre la capilla mayor, donde se encuentra la imagen de la patrona, la “Virgen de los Remedios”,  que se cubre con cúpula bellamente decorada con la paloma del Espíritu Santo y angelotes, pintada por el artista almeriense Miralles. La Ermita presenta un exterior muy sobrio, sin embargo, su interior destaca por su simplicidad y belleza.

Respecto a la imagen de la Virgen, existía una anterior a la actual, se cree que su origen remonta al siglo XIX, coincidiendo con la construcción de su ermita. Fue destruida durante la Guerra Civil española, como tantos símbolos religiosos. Finalizada la guerra, se cuenta, que una señora de Serón conocida como Carmen “La soriana” encargó una imagen de la Virgen en 1938 al escultor granadino Espinosa Cuadro y ésta fue pagada por aportación popular .

En el mes de Agosto, las Fiestas Patronales en honor a la Virgen de los Remedios recibe a numerosos visitantes, de los cuales muchos han sido emigrantes, con la intención de festejar el día de nuestra Patrona. El 14 de Agosto, la Virgen en comitiva es bajada desde su Ermita hasta la Iglesia de la Anunciación, para que el 15 de Agosto, día de su celebración, el pueblo la venere en la solemne procesión que recorre las calles del municipio, celebrándose posteriormente la Santa Misa.

Durante el mes de Mayo se ofician las tradicionales Flores, y semanalmente se ofrece misa todos los jueves.

Actualmente se están recaudando fondos para su rehabilitación, destinados principalmente a la reparación de la cubierta.

ERMITA VIRGEN DE LA CABEZA

La Ermita de la Virgen de la Cabeza es una sencilla construcción que se sitúa en un lugar privilegiado en la cima de la montaña, rodeado de espléndidas vistas del Valle del Almanzora, en el paraje El Chanco del Reconco. Junto a la Ermita encontramos un mirador de reciente construcción.

Actualmente se encuentra en fase de rehabilitación mediante sustitución de la cubierta con la aportación del Ayuntamiento de Serón, tras el convenio firmado con el Obispado de cesión en 2007 para esta actuación junto a la Asociación Cultural. La imagen de la Virgen de la Cabeza se encuentra en el salón social ubicado en el Reconco durante la restauración de la Ermita, supliendo su uso.

El día de la Virgen de la Cabeza se celebra el último fin de semana del mes de Abril.

Andujar es el lugar de origen de la devoción a la Virgen de la Cabeza, fervor popular que fue muy dispersado por todo el sur de España, celebrándose por entonces el día ocho de Septiembre (Natividad de la Virgen). Sin embargo la sequedad de la estación, al ser el final del verano, comenzó a plantear graves problemas de agua y pastos para el gran número de personas y animales que allí se concentraban, por lo que hacia el año 1485, fue necesario cambiar la fecha de la celebración pasando a celebrarse el último domingo de abril. Numerosos pueblos comenzaron a imitar a pequeña escala el santuario de Andujar y la estructura de su romería, entre ellos, nuestro municipio.

La fiesta en honor a la Virgen de la Cabeza y San Marcos es muy popular en Serón y toda la Comarca. Tradicionalmente, el sábado por la tarde se acude en romería junto a San Marcos hasta la Ermita de la Virgen para, posteriormente, regresar a la Ermita de San Marcos con las dos imágenes. Se celebra Santa Misa y un día de fiesta en convivencia con familiares, vecinos y visitantes, compartiendo merienda con los típicos “hornazos”. El domingo, la Virgen es bajada al salón del Reconco, donde permanece durante todo el mes de Mayo, para volver después a su Ermita. Actualmente, el traslado de la imagen de la Virgen se hace desde el salón del Reconco, regresando al mismo, con motivo de las obras de rehabilitación de la Ermita.

ERMITA SAN MARCOS

Inaugurada en el mes de Abril de 2008, se inició su construcción en el año 2003 tras la cesión de Dª Carmen Sola Durán de los terrenos necesarios para su edificación. Su construcción se llevó a cabo mediante la aportación de numerosos habitantes del municipio, principalmente la implicación de los vecinos junto a la colaboración del Ayuntamiento. Esta ermita se encuentra ubicada cercana al Barrio Hondo, en las inmediaciones de donde se ubicó la anterior ermita en honor a San Marcos.

Su festejo se encuentra unido al de la Virgen de la Cabeza, el último fin de semana del mes de Abril.

ERMITA SANTA BÁRBARA

Esta singular ermita, dedicada a la patrona de los mineros Santa Bárbara, fue construida en 1911 por el ingeniero alemán Alfonso Sierra Joldi en el enclave de Las Menas. Su estilo colonial, de clara inspiración centroeuropea, contrasta de modo muy notable con el resto de edificios de su entorno. Desde su construcción, la ermita sufrió innumerables destrozos y expolios, llegando a desaparecer la imagen Santa Bárbara, que fue sustituida años después por otra similar. A finales de 1959, siendo director el holandés D. Miguel Kramer, un huracán derribó parte de su torre, siendo reconstruida por los trabajadores Luis Manchón, Antonio Pelegrín y Emilio Herrero. Tras el cierre de las minas en 1968, la imagen quedó en la ermita hasta que fue llevada a casa del guarda, que era el único habitante de Las Menas. Fallecido este, fue llevada a casa de un familiar en Almería donde permaneció durante varios años, hasta la nueva reconstrucción de la Ermita. Durante el año 2001 se procedió a su restauración integral con fondos aportados por el Proder y el Ayuntamiento, y con la aportación y donación de los habitantes (principalmente emigrantes de Las Menas) y la cesión por parte de D. Juan Lorenzo Jiménez del espacio para su edificación. El terreno fue cedido por Juan Lorenzo. Su ubicación y arquitectura hacen de ella una construcción atractiva y única.

El domingo anterior a las fiestas del municipio de Serón, se festeja Santa Bárbara en Las Menas con una Procesión y la celebración de la Santa Misa.

ERMITA SAN MIGUEL

Situada en la barriada de La Loma, a unos 1.500 metros de altitud aproximadamente, se encuentra una pequeña ermita, mandada construir a finales del siglo XIX por el obispo Don José María Orbera y Carrión en estilo neoclásico.  Hace unos quince años se procedió a una reparación del tejado por parte de los vecinos, precisando actualmente una rehabilitación de mayor envergadura.

En el pasado, en La Loma era donde se reunían todas las pedanías de la zona. La fiesta tenía lugar a finales de Septiembre y a ella se unían numerosos vecinos que asistían con interés a las fiestas de moros y cristianos y ceremonias religiosas. En la actualidad, La Loma sigue festejando a San Miguel el último domingo de Septiembre, siendo una fiesta recuperada de tiempos pasados con el esfuerzo de los vecinos que viven y vivieron en la zona. La fiesta se inicia con una romería en la Plaza de la Virgen de los Remedios acompañando a San Miguel hasta La Loma para ofrecer después una Santa Misa. Ya en La Loma, se procede a la representación de Moros y Cristianos que históricamente se ha venido realizando.

ERMITA FUENCALIENTE

La Ermita se encuentra situada en el punto más alto de Fuencaliente, enclave privilegiado, y junto a ésta, un mirador desde el que se divisa toda la vega del río Almanzora y la Sierra de Los Filabres.

Data de 1905. Fue construida con la ayuda y aportación de todos los vecinos de la barriada. Durante la Guerra Civil sufrió numerosos saqueos, incluso la destrucción de imágenes y símbolos. Mediante la recolecta de los vecinos, pudieron adquirirse nuevas imágenes. Actualmente se aprecia una amplia riqueza en símbolos, precisando de una reforma integral.

Esta Ermita conmemora sus fiestas en honor de la Santa Cruz en el mes de Mayo, con la celebración de una Misa Rociera seguida de una solemne procesión.

IGLESIA PARROQUIAL  INMACULADA CONCEPCIÓN

En el núcleo del Angosto los Pinos se encuentra la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción.  Con una antigüedad aproximada de dos siglos, ha sido reparada por los vecinos en numerosas ocasiones a través de aportación económica y mano de obra. Hace unos quince años se reparó la cubierta, y la última se llevó a cabo hace ocho años, interviniendo sobre la fachada, el zócalo y el coro.

Aunque la celebración en honor a su imagen es durante el mes de Diciembre, esta fiesta fue trasladada al mes de Agosto hace unos quince años por los vecinos, dado que en esta fecha es cuando regresan numerosos visitantes y habitantes a la barriada. Se celebra durante el fin de semana anterior a las fiestas del municipio de Serón, con una Misa Rociera y procesión durante la mañana, seguida de una representación de las relaciones de Moros y Cristianos por la tarde.

ERMITA SANTIAGO APÓSTOL

La Ermita de la Estación fue inaugurada el día 25 de Julio de 1989 por todos los vecinos de esta barriada. Esta pequeña y bonita ermita está dedicada a Santiago Apóstol. Antiguamente esta barriada no disponía de Ermita, encontrándose la imagen guardada en el domicilio de Rafael Pérez y Encarnita Jiménez durante bastantes años. Con la aportación del pueblo y el Ayuntamiento, y el trabajo realizado por todos los vecinos, se construyó la actual ermita.

Esta ermita de reciente creación festeja el día de su imagen el 25 de Julio, con la celebración de Santa Misa y procesión.

LOS ZOILOS

En esta barriada encontramos una pequeña capilla dedicada a la Virgen del Carmen, celebrándose las fiestas en su honor el día 16 de Julio. Esta pequeña edificación antiguamente había sido un horno en el que los vecinos cocían su pan. Posteriormente instalaron el santuario dedicado a la Virgen del Carmen, una edificación muy humilde y cuidada por todos los vecinos.

LA JAUCA

En la Jauca Baja nos encontramos con una pequeña y humilde capilla dedicada a Santa Teresita, celebrándose las fiestas en su honor el  tercer fin de semana de Agosto. La imagen de Santa Teresita se encontraba anteriormente en el domicilio de la familia TorreMarín. Antiguamente esta edificación fue usada también como escuela de adultos, sala de reuniones, aula,… por falta de otros medios en la barriada. Restaurada hace algún tiempo, y provista de todo lo necesario, esta capilla es muy acogedora.

EL VALLE

En esta barriada encontramos una antigua escuela convertida en una pequeña capilla cuidada y mimada por los vecinos y dedicada a la Purísima Concepción. Sus fiestas de verano se celebran durante el último fin de semana de Julio, mediante conmemoración de Santa Misa y procesión.

 ABRIL 2010

PLAN TURÍSTICO

aire

El Plan Turístico “Valle del Almanzora” impulsa el Valle como un destino turístico desde un compromiso con el territorio y una identificación de los significados

El Plan Turístico es una iniciativa de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Almanzora,  junto con la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía. Este Plan es la mayor apuesta en materia turística que se ha realizado en la Comarca.

Ha contado con un presupuesto de casi 5 millones de euros para invertir en la Comarca, de los cuales un 60% es aportado por la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, y un 40% aportado por los Ayuntamientos. El Plan Turístico, que comenzó en el 2005, ha tenido una duración de 4 años.

La finalidad estratégica del Plan Turístico del Valle del Almanzora ha consistido en un conjunto de intervenciones sobre recursos turísticos de la Comarca, para su puesta en valor y su adecuación para contribuir a la generación de un producto turístico basado en la legibilidad y la interpretación del significado territorial de la Comarca, enfocando el turismo del Valle como un turismo de calidad.

Para dar forma a este propósito, se ha optado por una tematización de la Comarca, siguiendo las técnicas propias de los ecomuseos, que pretende facilitar el conocimiento del territorio a partir de una interpretación de sus componentes agrupándolos según los cuatro elementos primordiales de la tradición hermética: el Agua, el Aire, la Tierra y el Fuego, al que se añade un elemento adicional: el Tiempo. El conjunto de intervenciones programadas en el Plan se organizan en torno a estos elementos, y tiene como finalidad última su adaptación para proporcionar a los visitantes experiencias satisfactorias desde el punto de vista del uso del espacio y de la comprensión del significado de los elementos que se han seleccionado.

Se pretende dotar de una identidad y continuidad a todas las actuaciones, de modo que se cree un conjunto coherente y se reconozcan todas las obras como pertenecientes a  un mismo proyecto mayor (ecomuseo territorial). Los materiales escogidos para desarrollar los proyectos pertenecientes al Plan Turístico están ligados a la tradición del Valle del Almanzora (el hierro -acero corten- para recordar el que se obtenía de las antiguas minas de Las Menas, el mármol de Macael y la madera significando los pinares de la sierra de Los Filabres).

APUESTA TEMÁTICA:

  El Agua: Se identificará con los elementos patrimoniales

en los que el agua ha sido un factor determinante (paisajes de agua, fuentes, acequias)

 La Tierra: Se identificará con elementos de  la tierra (minería, agricultura)

 El Fuego: Se identificará con el talento del hombre como fuerza creadora

 El Aire: Se identificará  con elementos paisajísticos, panorámicos

 El Tiempo: Se identificará con elementos que explican la historia del Valle

Las líneas de actuación del Plan comprende la creación de Miradores; actuaciones en Castillos y Torres; creación de Centros de Interpretación; Intervenciones urbanas; Señalización,  un Plan de Formación y un Plan de Comunicación que servirá para difundir y promocionar tanto las actuaciones como el Valle en sí.

SERÓN

Serón es el segundo municipio con más inversión del Plan Turístico. Se han invertido más de cuatrocientos mil euros que incluyen, además de las intervenciones en obra, una inversión en señalización, formación, difusión y personal de gestión.

Las intervenciones en obra que se han realizado son:

1) Centro de Interpretación del Aire

2) Auditorio al aire libre en el Castillo

3) Mirador en la Virgen de la Cabeza

Las 2 primeras actuaciones se encuentran ejecutadas y pueden ser visitadas. El Centro de Interpretación tiene previsto ser inaugurado en el mes de Mayo.

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL AIRE

El Plan Turístico Valle del Almanzora, dentro de su estrategia de esclarecimiento del significado territorial como opción de creación de producto turístico, establece la necesidad de situar seis Centros de Interpretación a lo largo de todo el territorio, cuyo objetivo es facilitar una lectura temática del territorio del Valle del Almanzora, centralizar los servicios e informaciones útiles para el visitante o el turista,  pautar y tramar los itinerarios principales para una visita turística.

El Centro de Interpretación del Aire se encuentra situado a la entrada del municipio. En base al proyecto “Asistencia técnica para la ejecución de los Centros de Interpretación del Plan Turístico Valle del Almanzora”, redactado por la empresa Serrano Bulness, el contenido de este Centro se desglosa en:

-          Fase museológica – Creación de un espacio expositivo modular.

-          Fase museográfica – Guión o argumento relacionado con la temática propuesta mediante paneles informativos:

  • El Aire. Lectura simbólica y significado, los fenómenos meteorológicos, las nubes.
  • El Viento. Factores geográficos, la energía del viento, el aire y la alimentación.
  • La Piel de la Tierra. Vegetación, perfumes y esencias vegetales.
  • La Visibilidad. El paisaje de día y el cielo de noche.

-          Proyecto de adecuación y acondicionamiento del entorno (jardinería, mobiliario, ordenación de espacios perimetrales a los centros).

Inversión: 177.093,46€

AUDITORIO AL AIRE LIBRE EN EL CASTILLO

La intervención en el Castillo de Serón pertenece a los proyectos relacionados con la línea temática Tiempo. Este proyecto forma parte de un proyecto comarcal cuya finalidad es explicar la red defensiva musulmana del Valle de una manera global, interrelacionando cada una de las localizaciones concretas entre sí, reconstruyendo  el hilo conductor de avisos que corren a través del Valle saltando entre torres y fortalezas. Además, se irán explicando las peculiaridades de cada una de las fortalezas elegidas para intervenir.

La adecuación del Auditorio se ha configurado como un nuevo equipamiento urbano que será usado para pequeños espectáculos al pie del Castillo.

El proyecto ha sido redactado por los arquitectos Miguel Rodríguez López y Noemí Lorenzo Martínez.

La intervención ha supuesto una inversión de 111.864,95€.

MIRADOR EN LA VIRGEN DE LA CABEZA

El mirador pertenece al grupo de intervenciones del área interpretativa del Aire del Plan. Se encuentra construido en las inmediaciones de la Ermita de la Virgen de la Cabeza.

Es un lugar privilegiado para contemplar todo el encanto paisajístico que ofrece desde su posición, donde poder observar el trazado del río Almanzora, su vega y cultivos. Impresiona la gran horizontalidad que se percibe contrastada con la abrupta montaña en la que está encaramado el mirador.

El proyecto ha sido redactado por los arquitectos Miguel Rodríguez López y Noemí Lorenzo Martínez.

La intervención ha supuesto una inversión de 49.903,61€.

 ABRIL 2009